8 de enero

Siempre he sido y seré de las que prefieren perseguir las mariposas de mi estómago.

A ver de dónde vienen,
a esperar a verlas nacer,
a recuperarlas de las tormentas y a ponerle nombre a sus colores.

Si me las queman con fuego a lo mejor renacen del humo.
Si me las besan cuando tienen las alas cansadas,

Podrán volar?
Se cansarán?
Se enamorarán?

No se puede saber que es lo que harán.

Me dan tanta curiosidad.

Y que más da,
lo sé y me da igual.

Me hago cargo del hecho de que las mariposas solo viven un día.

-enero, mes celeste-

Anuncios

Bonitas plumas

No puedo evitar recordar cosas que pasaron hace cuatro años
y están mezcladas con otras que han pasado hace solo uno.

Jamás nadie me ha hecho estrellarme tantas veces contra el suelo mintiendo,
llorando,
agarrándome a lo que duele,
deseando ser otra persona con toda la fuerza que tenía dentro.

(Y no es poca)

Hoy recuerdo
con la boca seca desde el tren.
Pasando por las estaciones por las que tantas veces pasé escuchando canciones tristes,
revolcándome en el lodo deseando ser deseada.

Y no importa,
es normal que recuerde lo reciente.

Porque?
Porque me quedé tarada en su momento
y luego volví a tararme creyendo que todos somos seres buenos.

A veces no lo somos.

Intenté volverte a hacer un hueco
Y lo volviste a llenar de polvo.

Nunca me faltaban oportunidades que darte,
Tenía un saco lleno.

Pero ahora mismo intento saber mirar,
no hay que agarrarse nunca a nadie que no te da un empujón cuando te apagas.

Que puede no aportarte nada,
quitarte tiempo, dinero y salud,

pero mientras no te quite las plumas diciéndote que te las está arreglando,
Tiene hueco junto a ti.

Tú me quitaste plumas despierta,
dormida,
en Madrid,
en Málaga,
En todos los lugares a los que iba.

hoy me alegro de sentir cólera al oír tu nombre
y de haber vivido el amor de otra manera después

(eso es otra historia).

Soy ese tipo de persona que siempre hará hueco a aquel a quien vea chispa,

Pero que ha aprendido
no sé si a base de golpes o de caladas,
que hay que hacer un hueco muy muy bonito para una misma.

Y allí darse muchos abrazos.

Aunque eso signifique traicionarse y odiar a quien que juraste sonreír pase lo que pase.

Ha pasado mucho tiempo y poco a la vez,
y estoy tan despierta y tan viva que no puedo evitar darme cuenta
de que este camino que estoy haciendo conmigo misma

tiene que ver con todas las ostias que me he pegado.

Recuerdo y así asumo que todo viene

para que así ningún beso nunca más me sepa a nada más que a eso.

A un beso.

Para que así la gente me diga al pasar:

tía,

Qué bonitas plumas!

-diciembre, mes blanco-

Viento

No sé desde cuándo

Pero sus besos empezaron a darme viento

El tiempo se ha parado en algún momento
Y me descubre contándole los lunares de la espalda a alguien,

Escuchando las heridas que me cuenta,

Y sonriendole la mirada.

Y no sé desde cuándo
Y tampoco sé por qué

Si yo dejo todas las canciones a medias

Y no sé cómo querer.

Lo hago todo rápido sin pensar en nada más

Y siempre salgo corriendo.

Corriendo corriendo salí de zarzas que sabían dulce.

Y me encontré con agua salada y con algo de frío.

Me encontré con agua salada y con falta de oxígeno.

Y un beso me dio más preguntas que hacerme

Más precipicios a los que asomarme.

Pero estoy bajo el cielo abierto,

Y en sus brazos hay viento.

-diciembre,mes blanco-

Aprendiz

Es uno de diciembre,

Y escribo sin llegar a tumbarme en la cama,

Escribo aunque no le llegue a nadie,

No quiero enviar cartas si no son a mi misma.

Me sigue poniendo nerviosa que la gente vea que en el fondo soy tan blanda como una nube,

Que si pudiera colmaria de versos todas las mañanas a todo aquel que me apasiona.

Sé que la gente se asustaría

Pensaría que quiero poner argollas.

En demostrar afecto soy y seré siempre principiante.

Principiante y aprendiz.

No quiero ceder nunca en querer hacer reir.

-diciembre, mes blanco-