Lo que me da de comer (19 noviembre)

En los huesos agarre y en las entrañas energía,
en el pecho tanto miedo que creo,
creo me voy a arrancar a mordiscos a mí misma.

Que te pierdo
Que nos pierdo si no presto atención
Que la carne se me mueve sonámbula

No sé ni lo que escribo y no por vacío sino por vaso colmado de lecturas.
No se ni lo que escribo por ser hallada y dada en mil lugares.

Víctima de mis heridas,
hay tantas vendas,
y cuál elijo,
y si no es correcta,
y si me aprietan,
y si quiero estar herida
y querer herida
y amar herida,
y sonreir con la cara llena de rasguños.

¡Que no me escuece el alcohol!

Piedra enfadada con su propia tierra que no comprende por qué todo parece que cambia
pero sigue con grietas.

El inconformismo del necio y la pasión de las tormentas

-tantas ganas de todo que me escuezo-

¿Donde está lo que me da de comer y me cura?

Me sostengo con esfuerzo,
con los huesos
con agarre,
entrañas
con energía,
mordiscos y miedo,
y yo,
y yo misma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s