Respeto por mis cosas 7/03

Llevo días tratando de escribirme sin poder hacerlo,
Buscando todos los gerundios,
Habitando las plazas llenas de flores y de verdura fresca que hacen vomitar a los modernos,
Y que yo juzgo tanto,
Porque quien cree que todo es de colores llora a su ingenuo.
Pero me toca eso.

Me toca rellenarme de cosas que no conozco,
Leerme y releerme,
Pensarme,
Habitarme en lo que sueño,
Pintar de blanco las pesadillas.
Como si una enorme plaza se abriera ante mí sin laberintos,
con lo que a mí me han gustado siempre.
Como si una enorme plaza con gente cauta me invitara a pasearme por los puestos,
Y en cada uno de ellos un par de recuerdos, un par de embrollos, un par de lágrimas.
Compra esta historia, todo es gratis.
Y aquí tiemblo.
Queriendo temblar hasta que quiera parar,
Sola.

¡Qué más puedo coger! No me caben tantas
cosas en las manos,
Dadme una silla que apoye los brazos y suspire,
Que me entregue a lo cotidiano.

Más seria y menos inteligente de lo que cree mi lenguaje,
Más ecléctica de lo que yo puedo admitir,
Así es mi plaza.
Hay de todo.
Todo se puede mirar.
Aquí hay garras queriendo agarrarme y también mucho, mucho aire.
Menos palabras de lo habitual,
Más sinceridad y menos expresión.
Más honestidad con menos.
Y por encima de los edificios y de las nubes,
Respeto, casi por primera vez,
Respeto por mis cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s